7 Consejos para ser un buen Dungeon Master

Hoy desde la Guarida del ContemplaRol os vamos a dar unos consejos para empezar y perfeccionar vuestro rol como Dungeon Master (abreviado DM) y que se suele traducir como maestro del calabozo, directo del juego o narrador.

Si por otro lado ya estáis acostumbrados a dirigir partidas de rol, ya sea Dungeons and Dragons o cualquier otro juego os recomiendo que echéis un vistazo a este post porque siempre hay cosas nuevas que aprender.

1- Regla número 0 ¿El Dungeon Master siempre tiene razón?

Puedes escuchar esta “regla” en muchos lugares, y a primera vista puede parecer demasiado estricta. En este caso, lo que significa es que, no necesitas preocuparte por las reglas, o por el texto de una aventura, al pie de la letra. Si, durante una sesión, surge algo en la partida y no estás seguro de qué regla se aplica, o cómo podría aplicarse una regla, puedes parar la partida y buscar la regla (y debatirla con los jugadores), o puedes dictar una sentencia en el acto para que el juego siga su curso.

Si tanto tú como tus jugadores no lleváis mucho tiempo jugando. Al principio te recomendamos dictar sentencia en el acto y aclarar a los jugadores que estás tomando una decisión ahora, y que comprobarás la regla más tarde. ¡Mantén la partida en marcha! Después de la sesión, puedes buscar la regla y analizarla. Si te equivocas, no es nada grave. En la próxima sesión puedes contarles a los jugadores lo que has aprendido y hacerles saber que, en el futuro, si se produce la misma situación, todos seguirán la regla tal y como la han aprendido. Lo mismo puede decirse de las aventuras. Si estás jugando a través de una aventura publicada y cometes un error, no hay ningún problema, no te pongas nervioso. Puedes improvisar para que encaje con la historia.

2- No eres el enemigo de tus jugadores

Posiblemente ya has leído esto en otros artículos. Es normal, es muy importante y queremos que tengas claro desde el principio que si quieres ser un buen Dungeon Master no debes convertirte en enemigo de tus jugadores. Tú cuentas la historia donde tus jugadores, los protagonistas, se mueven y la cambian. A estos cambios tú reaccionas narrando lo que ocurre, pero nunca vengándote o tomando represalias por la acción que han tomado.

Si tuviésemos que buscar paralelismos de la figura de Dungeon Master tendríamos. Desde el DM que se comporta como un niño con una colonia de hormigas, atosigándolas, jugando con ellas; hasta el DM que se comporta como un dios omnipotente que no interviene pero que en ocasiones cambia la realidad a su antojo. El mejor planteamiento es convertirse en el propio universo, en la leyes inmutables que rigen ese escenario de campaña. Simplemente cuenta lo que pasa y reacciona como lo haría un universo vivo ante las acciones de tus jugadores.

Esto no quiere decir que no puedas ser cruel, despiadado o que no puedas dañar a tus jugadores. ¿Acaso la propia naturaleza no lo es en nuestro mundo? Esos monstruos malvados son tu interpretación, no te representan a ti como Dungeon Master. Tiene que quedar claro que el Elemental de Agua es el que está destrozando al grupo y no tú.

3 – Comienza con una aventura publicada

Si eres nuevo como DM o llevas poco tiempo, no es recomendable que empieces por intentar construir tu propio mundo de fantasía, mas allá de crear una gran historia, PNJs, misiones principales y secundarias. Una de las partes mas difíciles de crear tu propia aventura es la de crear encuentros que sean desafiantes pero no mortales. Por ello, es mejor empezar con una aventura publicada donde las bases ya vienen creadas. Esto te ayudará a ver cómo se desarrolla una aventura y veras ejemplos de encuentros y trampas ajustados para un nivel y una cantidad de jugadores.

Es recomendable que leas toda la aventura al menos una vez antes de empezar a preparar la partida, ya que de esta forma podrás aportar pequeños “guiños” de eventos que pueden ocurrir en el futuro y enganchen a tus jugadores en la trama o bien poder brindarles mas detalles del mundo y la historia. Después (o mientras) estas leyendo la aventura, puedes buscar recomendaciones, consejos o incluso recursos de gente que haya dirigido esa aventura y los haya subido a Internet.

4 – ¡Toma notas! ¡Muuuuchas notas!

Tanto si usas un cuaderno físico, o un documento de Word en tu portátil, toma notas y luego más notas. Toma notas antes de que la sesión empiece en forma de puntos o guion de lo que esperas que suceda en la sesión. Toma notas sobre los monstruos que aparecen y cualquier habilidad especial que necesites recordar. Durante la partida toma notas sobre cualquier PNJ que vayas creando sobre la marcha, o sobre las cosas que los jugadores digan o hagan y que puedas utilizar para la historia ya sea principal o secundaria enfocada en los jugadores.

También es útil tener notas o un resumen de los personajes de tus jugadores, con sus habilidades, estadísticas etc. Por si acaso los jugadores no tienen experiencia o no comprenden alguna habilidad de su clase y la usan de forma incorrecta. No hace falta tener una hoja de personaje por cada jugador, pero si algo que puedas consultar rápido y no pare el ritmo de la partida.

5 – Crea tus propios PNJs

Hay muchas maneras de introducir tus propios elementos personalizados e interesantes en el mundo que estás construyendo para tus jugadores. Una de las formas más fáciles es crear y usar tus propios personajes ya estén creados o sean solo ideas. Esto puede ayudarte (si haces que esos PNJs tengan un impacto mayor en la trama) en ver sus puntos fuertes y débiles y modificarlos para cuándo te toque subir de nivel o crearlo para una campaña.

Ilustración de un personaje caminando a través de la playa hacia un castillo
illustration painting of king walking through sea beach next to fantasy castle in background

También puedes pensar en las personas que conoces cuyas personalidades podrían ser el complemento perfecto para un personaje con un estilo similar. Ese profesor de secundaria que tuviste que habría sido un gran tabernero, por ejemplo, o ese bibliotecario tiquismiquis que solo pensaba en los libros, podría ser el erudito irritante perfecto para ayudar a tus jugadores. También está la pequeña satisfacción de ver a tus jugadores luchar y vencer a un malvado señor de la guerra cuya personalidad ha salido del abusón de clase.

Los PNJs creados con cuidado y cariño son una gran experiencia de juego de rol, ya que las interacciones de tus jugadores con ellos serán más auténticas.

6 – El poder de los críticos (éxitos y fallos)

La particularidad de los críticos en un juego normalmente son daño extra o éxito automático o un fallo automático. Sin embargo hacer que los éxitos críticos sean experiencias asombrosas y los fracasos críticos terribles para los jugadores garantiza una gran cantidad de diversión y momentos. Tanto tú como Dungeon Master y tus jugadores vais a recordar toda la vida estos momentos.

Como DM tienes la oportunidad de hacer las cosas más interesantes. Narra los críticos de forma interesante, un éxito crítico puede narrarse como que un jugador hace suficiente daño para decapitar al estilo Kill Bill. Un fallo crítico puede significar que un personaje desenvaine su espada sólo para darse cuenta de que accidentalmente se cortó el cinturón al hacerlo, dejando a su personaje sin pantalones.

7 – Detalles, voces e improvisar

Y por último, lo mas difícil pero lo que mas impacto puede tener y diferenciar una buena partida de una normal, son los detalles. Cuántos mas detalles des a los jugadores (pero sin ponerte a narrar como si fueras Tolkien) mas fácil será para los jugadores interactuar con el mundo o tener pistas de que hacer o como hacerlo.

Por otro lado, poner diferentes voces a los PNJs o simular ruidos de criaturas hará que las partidas ganen mucho en calidad aunque es algo muy complicado y que requiere mucha práctica. También puedes usar programas, webs o apps para utilizar música de ambiente o sonidos ambiente (lluvia, viento, tabernas…)

La capacidad de improvisación es la mayor cualidad que debe tener un DM, ya que nunca sabes por donde van a salir tus jugadores y que van a hacer.

Extra: Utiliza herramientas que te faciliten la vida

Hay un montón de herramientas para ayudarte a dirigir y narrar cualquier partida, algunas concretas de un sistema (Dungeos and dragons 5e, Pathfinder 2, Cyberpunk…). Acostúmbrate a ellas, aprende a utilizar las funciones que mejor te vengan y practica para agilizar las consultas y las acciones a realizar con ellas. Hay diferentes herramientas y metodos que te pueden servir. Algunas online, otra via app en tu movil y con diferentes tematicas, algunas las puedes encontrar en este otro artículo escrito en la guarida del ContemplaRol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.